10 abr. 2012

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistís en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, perdés la alegría y el sentido del resto. Cerrando puertas, cerrando capítulos, como quieran llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos. Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario