1 feb. 2012

Es la primera vez en mi vida que experimento la locura de verse caer a uno mismo, y no hacer nada al respecto. Parece tan fácil desde afuera, dar un consejo, su opinión, intentar ayudar y estamos seguros de que lo hacemos bien. Pero hoy puedo darme cuenta de que hasta que uno no lo vive no puede llegar a entender lo solo que se puede llegar a sentir, saber que quieren sostenerte, o hasta levantarte pero que todo es en vano. Que es imposible. El cambio está en uno, levantarse también. No podemos depender toda la vida de la ayuda de los demás, podemos recibirla pero creo que la cuestión está en qué hacemos con ella. Tenemos que convertirla en lo que realmente es y eso lo tenemos que hacer solos, solo así va a servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario